VERITA LA MONSTRUITA. Hábitos saludables con Club A

Publicado por Pedro en

Hoy os traemos una reseña de un juego creado por unos grandes compañeros y sobre todo profesionales. El juego de Átomo games creado por mis compañeros Ginés Ciudad-Real de @orientacionandujar y Juan Carlos Ruiz @profejugon

El juego se llama «VERITA LA MONSTRUITA» y su objetivo es ayudar a la protagonista a darle de comer comida saludable a todos los monstruitos según los gustos de cada uno. En la caja también nos encontramos con instrucciones para poder jugar para los más peques y en modo memory cooperativo.

Qué contiene la caja del juego:

32 cartas de monstruitos, 8 cartas de comida saludable, 16 cartas de resultado, 8 cartas de puntuación, 4 cartas blancas (dibuja tu monstruito, 1 carta pirámide alimenticia, 1 carta de hábitos saludables, 2 cartas promocionales Club A y por supuesto las instrucciones del juego.

✅ Está pensado para jugar entre los 6 y 8 años, pudiendo jugar de 2 a 4 jugadores y cada partida dura alrededor de 10 minutos.

¿Cómo se juega?

Formamos una matriz de 4×4. El jugador inicial volteará una carta de monstruito del mazo y todos deberán localizar las dos comidas preferidas del monstruito (observando la matriz, a modo de tabla de doble entrada). También tendremos unas cartas de resultado que colocaremos con las flechas hacia arriba apuntando a la matriz y tendrá que tapar rápidamente la carta volteada del monstruito. El primer jugador/a que lo haga, se llevará la carta y ésta le contará 1 punto al final de la partida.

¿Qué trabajamos con este juego?

Sin duda alguna, lo que más me gusta de estos juegos es que ayudan al desarrollo de muchas de las competencias clave, y en concreto al desarrollo de las competencias sociales y cívicas y el sentido de iniciativa y espíritu emprendedor.

Concretamente destaco:

1. Competencia lingüística: a través de la lectura de las normas del juego, tanto si se juega en solitario o con más jugadores.

2. Competencia matemática y competencia básica en ciencia y tecnología: para un mejor desarrollo del conocimiento matemático desde sus inicios es necesario una manipulación de objetos físicos y posibles retos que al alumnado le ayude a enfrentarse a situaciones donde intervengan los números y les resulte algo cotidiano y divertido. Este juego nos ayuda a desarrollar funciones ejecutivas como la atención y concentración, teniendo en cuenta que se va a trabajar directamente con las tablas de doble entrada.

3. Aprender a aprender: motivación, confianza en sí mismos a la hora de identificar el monstruito y asociarlo con una fruta o verdura.  El aprendizaje es continuo. A través del conjunto de habilidades que se desarrollan en este juego se lleva a cabo el aprendizaje y la competencia personal, actuando de manera competente, afrontando los retos que propone si el juego se va a dar en solitario.

4. Competencias sociales y cívicas: el juego nos ofrece la posibilidad de jugar en grupo, aprender a respetar las reglas e interaccionar unos con otros. También mediante la justificación de cada partida y respetándose los unos a los otros.

5. Sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor: en el juego se irán tomando decisiones para, a través de la toma percepción visual, decidir que comida es la que le damos a cada monstruito. Lo que más me gusta del club A es que son juegos que ayudan a desarrollar estrategias que promueven habilidades comunicativas (podemos verbalizar la comida que le corresponde a cada uno) y de gestión emocional (tolerancia a la frustración) o desarrollo personal.

Áreas curriculares

– Área de Lengua castellana: a través de la comprensión lectora podemos presentar el juego e ir leyendo el manual e interpretando la información que se presenta. También para trabajar los campos semánticos: frutas y verduras.

– Área de matemáticas: a través del aprendizaje y consolidación de las tablas de doble entrada (matriz 4×4, ejes horizontales y verticales). También podemos trabajar esto como medio para organizar la información y nos ayuda a trabajar la lógica-matemática tanto en Educación Infantil como en los cursos más avanzados de Educación Primaria para descubrir las conexiones entre varios objetos. No nos podemos olvidar del memory cooperativo (y por supuesto el contador de puntuación).

– Área de Ciencias de la Naturaleza: mediante el trabajo con la pirámide alimenticia, alimentos saludables, comida basura.. análisis de  la cantidad de los diferentes grupos de alimentos recomendados para consumir diariamente para mantenernos saludables. También es importante, concienciar a los alumn@s desde Educación Infantil sobre la importancia del consumo de este tipo de alimentos, con actividades relacionadas con el estudio de las partes de algunas frutas y verduras, su clasificación, conocer los diferentes cultivos, observar el proceso de crecimiento de las raíces, diferenciar entre fruta-verdura y hortaliza, conocer el reino vegetal, conocer sus propiedades gustativas, etc.

– Área de lengua extranjera: en los primeros cursos de primaria, para recordar y afianzar el vocabulario de las frutas y las verduras.

– Educación plástica y visual: el juego también nos permite crear sus propios monstruitos. Además podemos utilizar diferentes atributos lógicos (que incluiría también competencia matemática), por ejemplo, dibujamos un monstruito rojo, con tres ojos, que no tenga antenas y con tres pies. De esta manera desarrollan la creatividad y fomentamos la imaginación a través de las órdenes que se indican. 

Ahora solo quedaría… ¡ponernos en marcha!

Gracias desde aquí a @gamesatomo por brindarnos la oportunidad de probar este juego con el alumnado, ya que no hay mejor motivación para comenzar un nuevo curso que el aprendizaje basado en juegos.

Un saludo del equipo de Aula en Juego.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *