MI EXPERIENCIA CON CLASS DOJO (I)

Publicado por Sebastián G. G. en

Ahora que se acerca Halloween os voy a contar una historia de monstruitos. Los de Class Dojo y mi experiencia con ellos. Son ya 4 cursos consecutivos los que llevo utilizando esta aplicación (gratuita), y cada vez da más de sí.

La utilizo por varias razones. En primer lugar por el factor motivación. Si, sé que habrá opiniones no faltas de razón que dirán que la competitividad no es la mejor manera de educar, pero en este caso funciona de manera eficaz y mantiene a nuestros alumnos/as atentos a la aplicación. En segundo lugar por la comunicación transparente y directa con las familias, sin necesidad de aportar ningún dato personal. Y por último, la portabilidad. Ya sea en web y mostrando en la PDI, o con la APP de Android o iOS, en tu móvil o tablet; siempre puedes abrir la aplicación, contactar con las familias, poner o quitar puntos, escribir una reseña en el blog…

Os cuento como llevo todo esto a mi aula de manera dinámica y divertida. (Obviando que previamente me he registrado en la web de Class Dojo, he creado mi clase con el nombre y apellidos de mis alumnos/as y he invitado a las familias con los PDF que se generan para ello).

Todas las mañanas, lo primero es abrir la web de Class Dojo en la Pizarra Digital y pasar lista. La aplicación tiene la opción «Asistencia» que apaga (los vuelve grises) los monstruos de los niños/as que no han venido. De esa forma se pueden registrar las faltas de asistencia y evitamos dar o quitar puntos a niños/as que no hayan venido.

Una vez hecho esto, es hora de comprobar quien trae la tarea de ayer terminada. Para ello cuento con mi ayudante semanal, que coge su lápiz y pone un punto positivo o un negativo si trae o no su trabajo completo. Los niños/as son bastante exigentes con esto y cuidan mucho de que todos/as respondan correctamente. Todos estos puntos, tanto positivos como negativos, quedan grabados en el informe de cada niño/a y se pueden consultar al momento de evaluar.

Habilidades que se pueden premiar.

A continuación comenzamos a trabajar normalmente. Corregimos, aprendemos la lección nueva, hacemos ejercicios orales, en el cuaderno, a veces por parejas, otras en solitario, o por grupos… Durante todo este proceso, Class Dojo siempre está abierto y atento al respeto de normas. (Las normas deben estar claramente visibles. Las mías fueron elaboradas por los niños/as de común acuerdo y están colocadas encima de la pizarra). Si algún niño/a se salta una norma, será penalizado con un punto negativo. Es importante que la PDI disponga de sonido, ya que tanto el punto positivo como el negativo, generan un sonido acorde al comportamiento premiado.

Habilidades que se pueden penalizar.

Poco a poco, los niños/as van viendo como sus puntos van creciendo, tanto a nivel individual como en grupo. Y he ahí el efecto motivador. Con todos esos puntos pueden conseguir premios. Habrá premios individuales y un gran premio colectivo.

Los premios individuales los elaboro acorde a los gustos y deseos de la clase que me toque durante ese curso. Suelen ser cosas que ellos valoran mucho como, ir al baño una vez extra (solo les dejo una vez «gratis» al día, a no ser que haya motivos urgentes relacionados con la salud), paquete de cromos, tiempo de juego, mandala para colorear…

Y el premio individual es el gran objetivo de todos/as. Casi siempre pongo el mismo: película con palomitas al final del trimestre. La dificultad consiste en que al comprar premios individuales, se le restan los puntos del coste del premio. Ejemplo. Si un alumno compra un paquete de cromos (que cuesta 30 puntos) se detraerán de 5 en 5 todos esos puntos, lo cual afecta a su cuenta personal pero también a la colectiva. Esto quiere decir, que los premios individuales penalizan a la hora de conseguir el premio colectivo. Se les explica, por tanto, que tienen que trabajar como grupo para poder conseguir el gran premio final.

Es importante señalar que la aplicación Class Dojo es totalmente personalizable. Podemos editar los comportamientos positivos y los negativos; decidir cuánto premian o penalizan, dependiendo de lo que queramos reforzar. Los monstruos también se pueden editar, tanto desde la APP que se instalen las familias, como desde la del maestro/a.

En esta primera entrada, me he centrado en el día a día en el aula. En la siguiente «entrega» lo haré desde el punto de vista de la comunicación con las familias.

Os animo a todos/as a compartir vuestra experiencia con Class Dojo a través de nuestras redes sociales o aquí en nuestros comentarios. Estamos deseando saber qué cosas hacéis con vuestros monstruos.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *